Cómo produce Knorr los vegetales que garantizan su sabor

Recorrido por una finca modelo y su planta de deshidratación.

Finca Knorr Vegetales que garantizan el sabor

Con la convicción de que el mejor momento para construir un futuro mejor es hoy, Knorr abrió las puertas de una de sus 23 fincas modelo y de su planta de deshidratación en Mendoza, para dar a conocer cómo procesa los vegetales que utiliza en sus sopas. 

Con presencia en el 95% de los hogares argentinos, de los cuales el 64% la consume al menos una vez por semana, la sopa es un plato que por su versatilidad, permite incorporar nutrientes a la dieta de una manera sencilla. En este sentido, Knorr ofrece variedades para los diferentes estilos de vida, todas con un mismo denominador: el máximo sabor; una cualidad que sólo es posible gracias a la forma en que cuida y deshidrata los vegetales. 

Nuestro propósito es dar sabor a la vida de las personas. Para lograrlo es fundamental cuidar la forma en la que cultivamos nuestros vegetales. Las sopas Knorr son ricas porque están hechas con vegetales que cultivamos con dedicación. Esto significa respetar y cuidar el agua, el suelo y a las personas que trabajan en nuestras fincas”, expresó María Elena Rodríguez Torres, directora de Marketing de Knorr de Cono Sur.

A través del Plan de Sustentabilidad de Unilever, Knorr se propone lograr el abastecimiento sustentable del 100% de sus vegetales para el año 2020. En este sentido, los agricultores que proveen a la marca deben cumplir los lineamientos establecidos en el Código de Agricultura Sustentable de Unilever, codesarrollado con ONG expertas, como Rainforest Alliance y Fairtrade Foundation.

El Código contempla una serie de prácticas que deben ser adoptadas en las fincas en las que se cultivan los vegetales. Además, describe el compromiso compartido por encontrar nuevas formas de producir ingredientes con el mejor sabor y determina pautas recomendadas y obligatorias, como la gestión sostenible del suelo, la utilización eficiente del agua a través del riego por goteo, el cuidado de la biodiversidad, la reducción del dióxido de carbono y el envío de cero residuos a rellenos sanitarios. 

La planta de deshidratación de Mendoza es la única que tiene Unilever en todo el mundo y funciona, tal como describen sus propios empleados, como una “gran cocina”. Los vegetales se seleccionan minuciosamente, se pelan, se cortan y se deshidratan en los hornos para luego ser molidos y utilizados en las sopas. Es un proceso natural que se realiza de manera artesanal para garantizar el mejor sabor.

"El proceso de deshidratación que se realiza en la planta de Mendoza permite conservar los nutrientes necesarios para una alimentación sana y equilibrada y el sabor de los vegetales con los que hacemos nuestras sopas”, comentó Germán Horn, ingeniero agrónomo de Unilever. 

Además de contar con el sabor de los vegetales producidos de manera sustentable, la sopa reúne numerosas virtudes que colaboran con una alimentación y una vida más saludable: aumenta la ingesta de vegetales, facilita la digestión, favorece la hidratación, ayuda a mantener o normalizar el peso y contribuye a la relajación.

Knorr, el sabor está en nuestra naturaleza.

Volver arriba