La sopa, uno de los platos más elegidos.

Reúne todos los nutrientes necesarios para una alimentación sana y equilibrada.

Aumenta la ingesta de vegetales, facilita la digestión, favorece la hidratación, ayuda a mantenerse en forma y a controlar el peso, y contribuye a la relajación.

Buenos Aires, julio de 2016 –En la Argentina, la sopa siempre ha sido el plato con el que madres y abuelas garantizaban que los niños crecieran sanos y fuertes. En el imaginario de décadas de gastronomía hogareña, la sopa garantizaba vitalidad y energía. Es en todo caso la imaginación y el gusto de quien la prepara el que puede hacer que coincidan en una sopa la capacidad para garantizar una nutrición adecuada con el placer y el disfrute en torno a la comida, siempre con ese plus de experiencia reconfortante que se asocia a su consumo. 

Será por eso que durante el invierno, la sopa está presente en la mayoría de los hogares argentinos (más del 95%) , de los cuales el 64% la consume al menos una vez por semana. El 74% de las sopas son de verduras y los vegetales más utilizados para su elaboración son zapallo y calabazas (52%), zanahoria (44%) y papa (34%). 

La sopa es un plato que reúne numerosas virtudes que colaboran con una alimentación saludable, entre las que se destaca su extrema versatilidad: “Las sopas permiten reunir en un sólo plato distintos alimentos –explicó la nutricionista Alejandra Luchetti (M.N. 1317)–. Mientras más creativamente se elabore o más alimentos la integren contribuirá al logro de uno de los conceptos básicos de la alimentación que es que sea variada, lo que a su vez facilita la satisfacción de los requerimientos nutricionales”.

Si bien es en la mesa hogareña y en el office del trabajo que las sopas adquieren mayor visibilidad en el día a día, cada vez es mayor la presencia de elaboradas (y a veces muy sofisticadas) sopas en las cartas de los restaurantes que se cuentan dentro de los más destacados exponentes de la alta gastronomía porteña. 

Allí, los chefs hacen uso de este plato en función del tipo de cocina propio del establecimiento: hay quienes apuestan por platos tradicionales de una u otra nacionalidad, otros hacen hincapié en el uso de productos regionales, y también están quienes elaboran sopas de autor.

“Los chefs argentinos entendemos que la sopa posee un alto potencial como plato, no sólo por su valor nutricional, sino también por lo que genera en la persona cuando coloca en su boca la primera cucharada: esa sensación de calidez, de confort”, comentó Ariel Rodríguez Palacios, destacado chef que dirige el Centro de Estudios Culinarios que lleva su nombre. 

“Cada vez más empezamos a ver sopas en las cartas de los restaurantes y gracias al aporte de la creatividad que hoy tiene la gastronomía argentina, este plato también se está alejando de ese lugar aburrido en el que estaba y se está convirtiendo en una opción gourmet, con combinaciones, toppings, distintas ocasiones de consumo, que buscan conquistar paladares más exigentes”.

Knorr presentó este invierno la línea Sensaciones:

  • Camarón con vegetales y un toque de sabor a vino blanco 
  • Choclo dulce con sabor a queso crema y un toque de nuez moscada 
  • Zapallo con almendras y un toque de crema

5 razones para consumir sopa

  1. Aumenta la ingesta de vegetales: Un plato de sopa ayuda a incorporar alimentos que muchas veces no consumimos por falta de hábito y que son necesarios nutricionalmente, como los vegetales. En un sólo plato, la sopa reúne alimentos que aportan vitaminas y otros nutrientes claves para una alimentación saludable. 
  2. Facilita la digestión: La sopa elaborada con vegetales es una importante fuente de fibra alimentaria que favorece el funcionamiento normal del intestino. 
  3. Favorece la hidratación: Una adecuada ingesta de líquido es importante para el correcto funcionamiento metabólico del cuerpo. Mantenerse hidratado es esencial para la salud, y la sopa hace que sea más fácil incorporar líquido en la dieta diaria. 
  4. Ayuda a mantenerse en forma y a controlar el peso: Un plato de sopa antes de comer favorece la sensación de saciedad, lo que evita que comamos menos en el almuerzo o en la cena. Esto contribuye a normalizar el peso, dentro del contexto de una alimentación adecuada. 
  5. Contribuye a la relajación: Los momentos de quietud y tranquilidad también tienen un rol fundamental para nuestra vida. Por eso, es importante tomarse el tiempo necesario para realizar las comidas y comer lentamente. Tomar una sopa es una excelente manera de relajarse, siempre y cuando se saboree lentamente.
Explorar más sobre estos temas
Volver arriba